Blogia
PULSACIÓN

DISCAPACIDAD Y SOCIEDAD

DISCAPACIDAD Y SOCIEDAD

¿Qué formas de interpretación y compromiso adquieren los nuevos conocimientos sobre discapacidad?

 

Carlos Liendro

 

La evolución de los estudios sobre discapacidad ha tenido en estos últimos 30 años varios niveles de avances. Por un lado el tema de los Derechos sociales de las personas con discapacidad; en segundo lugar el avance en el conocimiento científico y tecnológico, para las diversos tipos de discapacidades; y el tercero podemos ubicarlo en el crecimiento de la formación y actualización (1). De esto último podemos citar los cursos de posgrados, la posición y el trabajo de los docentes y académicos discapacitados en educación (España, Inglaterra) y en los centros de investigación y agrupaciones especializadas en investigación sobre discapacidad. Para ello se han implementado en muchos países una mayor financiación para los estudios de investigación. Tenemos que agregar que otro factor, es el tema de la divulgación. Existen más editoriales que se dedican a difundir literatura del tema, como de los avances en los diferentes campos de las investigaciones (sociología, medicina, cultura, educación). Los trabajos de Oliver y Barton (en el 2000) generaron una nueva corriente de síntesis en los conocimientos como en todo lo que queda por hacer. Empezaron por identificar las distorsiones producidas por los sociólogos de la salud y la enfermedad en cuanto a cómo definían los estudios sobre discapacidad.

Len Barton ha realizado estudios y relevamientos sobre los temas de discapacidad, escribe: "la ventaja de estos estudios es que se sirven de diversas ciencias sociales para tratar de comprender cómo es la vida de las personas discapacitadas, y cuando se trata de estudios verdaderamente útiles, entonces se consigue conectar con las voces de los discapacitados y sus organizaciones". Estas consideraciones permiten ver las posibilidades futuras de las personas discapacitadas y sus organizaciones en la lucha por los derechos, la ciudadanía y la vida independiente. El segundo planteo al que nos lleva los estudios de Barton es al modelo social de la discapacidad (sacada del contexto exclusivo del modelo médico de la discapacidad). Este modelo social (incluyendo los Derechos sociales) es un nexo con el origen de los movimientos de las personas discapacitadas.

Mike Oliver (2004), un académico con discapacidad, ha contribuido al debate en Inglaterra, entre la ’Unión de los discapacitados físicos’ (Union of the physically impaired agaist segretation- UPIAS) y la ’Alianza de los discapacitados’ (Disability alliance). La posición de UPIAS, era directa y clara: "En nuestra opinión, es la sociedad la que incapacita físicamente a las personas con deficiencias. La discapacidad es algo que se impone a nuestras deficiencias por la forma en que se nos aísla y excluye innecesariamente de la participación plena en la sociedad. Por tanto, los discapacitados constituyen un grupo oprimido de la sociedad". Esta posición fue planteada en 1976, luego fue ampliada para incluir todo tipo de discapacidades, físicas, sensoriales, intelectuales; esto permitió en 1990 sostener lo siguiente: "Las personas con discapacidad experimenta su condición de tales como una limitación social, sea que estas limitaciones se produzcan como consecuencia de los entornos arquitectónicos innaccesibles, de las cuestionables ideas sobre inteligencia y competencia social, de la incapacidad del público en general para usar la lengua de los signos, de la carencia de material de lectura en Braille o de las actitudes públicas hostiles hacia personas con deficiencias no visibles", (M. Oliver). La discapacidad entonces es un medio significativo de diferenciación social: "El nivel de estima y la posición social de las personas discapacitadas deriva de su posición en relación con las condiciones y relaciones entendidas en un sentido más amplio dentro de una sociedad dada". Esta percepción va a cuestionar la percepción profesional como pública sobre la discapacidad. Todo esto fue llevando en Inglaterra, con más fuerza, a la lucha por los Derechos, la ciudadanía y la introducción de una legislación antidiscriminatoria (Equuality Studies Centre- 1994).

Otro de los planteos es la creación de categorías sociales, de conceptos en los estudios sobre discapacidades en el sistema educativo. Palabras como exclusión, discriminación sirvieron para empezar a identificar, interpretar y criticar las diferentes barreras de incapacitación de la sociedad. Barton afirma: “Los cursos sobre educación inclusiva estaban basados en la absoluta convicción de que las políticas y prácticas educativas actuales no son adecuadas, puesto que están profundamente enraizadas en desigualdades intrísecas dentro de la sociedad en general. Estas desigualdades no son hechos naturales, inevitables o inalterables. Por otro lado, los diferentes aspectos que producen exclusión interactúan y conforman las complejidades de las cuestiones relacionadas con este tema. Además ningún factor puede eliminar estas barreras de forma eficaz. El compromiso esencial con el pensamiento y la práctica inclusivos se caracteriza por la falta de voluntad para tolerar cualquier forma de discriminación”.

Estas corrientes o movimientos han logrado instalar un eje importante: la voz de los discapacitados. Han ido derrumbando en las academias los juicios construidos en el saber y el poder que representan los profesionales en ’la industria de la discapacidad’. Tom Shakespeare, partiendo que en la discapacidad se los desplaza como sujetos y se los fetichiza como objetos: “predomina un modelo de tragedia médica que define a las personas con discapacidad por la idea de déficit, y la sexualidad, o no es un problema, porque no es un tema, o es un tema, porque se considera que constituye un problema”. El tema de la sexualidad en la discapacidad ha sido uno de los últimos debates que aparece en el campo de cultura, la medicina, la educación y la psicología, porque otra vez vuelve a mostrarse cómo los profesionales son los que más se imponen, con sus indicaciones, como deben comportarse. Aún queda realizar más estudios sobre sexualidad en discapacidad para no imponer cuestiones que antes eran temas tabú, y que la sociedad misma se encargaba de segregar y ocultar (2).

 

NOTAS:

(1)   Acceder a este tipo de evolución ya es otro capítulo, porque requiere del conocimiento de cada región, país, legislación y etapa en que se encuentra.

(2)   Carlos Liendro. ‘Discursos sobre discapacidad y sexualidad’

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Len Barton. Estudios sobre discapacidad y la búsqueda de la inclusividad. Observaciones. Revista de Educación. 2009

Colin Barnes, Mike Oliver, Len Barton. Disability Studies Today.

Tom Shakespeare, Nicholas Watson. ¿El modelo social de discapacidad: una ideología caduca?. Revista de Ciencias Sociales y discapacidad. Volumen 2, 2002

Len Barton. Disability, Human Rights and Society.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres