Blogia
PULSACIÓN

LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS / Editorial de PULSACIÓN 9

LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS

Así como la mayor cantidad de chicos que trabajan están en el campo (las cifras oficiales hablan de 800 mil pibes explotados), las cárceles que ahora llaman ‘Instituto de menores’  se siguen poblando de adolescentes en Buenos Aires. Quieren seguir construyendo más. Los medios le dedican poco a estos temas. No analizan causas, solo efectos. El amarillismo, la violencia, la inseguridad, vende. Siguen metiendo más miedo y odio. Pero no son  los únicos responsables. El Estado no invierte en educación, salud, en planes de inclusión social. Queriendo bajar la edad de imputabilidad cree que va a solucionar el profundo problema que en democracia aún no se pudo solucionar: las condiciones de la infancia y la adolescencia.

Las voces inmediatamente se alzaron para pedir más condena, creyendo que se va arreglar esta prolongada cuestión, metiendo a más chicos presos. Una jueza razonaba aritméticamente: “si están presos los de dieciséis ¡quienes son los que van a salir a robar?: los de quince o catorce. Metemos presos a los de catorce, van a salir los de doce, porque nadie les enseñó otra cosa Esto es tremendo, pero eso es lo que aprenden, eso es lo que ven”. Allí  es donde está la infancia en riesgo. El círculo vicioso del que no pueden salir si siguen en el circuito de la pobreza, el hambre y la violencia. Si el juicio de algunos es meterlos presos, matarlos: ya nacieron condenados. Piensan que estos pibes son violentos por naturaleza. No tienen en cuenta las condiciones en las que crecen, la ausencia total del Estado, que dejó al libre mercado a muchas generaciones,  a sobrevivir en la ley del más fuerte. ¿Cuál será el futuro de estos chicos?

En noviembre, se suicidaron dos jóvenes en los recientes inaugurados ‘Institutos de menores’, ¿Cuál puede ser la pregunta, para entender qué sucedió? ¿qué pasó por la cabeza de esos menores?

 

La renuncia forzada de una funcionaria en la gobernación, mostró a las claras cuales eran los enfoques, las maneras de entender, la falta de una política social del Estado en estos últimos 20 años. Las contradicciones entre el  ministerio de Seguridad y el de Desarrollo social, no deja afuera al ministerio de Salud y a los Municipios del conourbano, de donde proviene la mayoría de los niños y los jóvenes desprotegidos.

El 10 de diciembre se cumplen 60 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El artículo 1 dice: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”

En nuestro país hay entre 10 y 15 millones de personas que siguen viviendo bajo la línea de pobreza. La adolescencia de determinados sectores (villas, asentamientos, poblaciones marginales) está asociada a la delincuencia y la droga. ¿Quiénes son los adultos organizados que están detrás de estas cuestiones? Meten a los chicos en sus redes de tráfico, de corrupción, de muerte. Los usan y luego los abandonan a su suerte. Hoy se conoce más sobre las ‘zonas liberadas’ (vieja herida de la dictadura), eso sigue sucediendo, pero esta vez la mano de obra barata para estos ‘trabajos’ son los pibes.

Y así como se plantea que hubo un silencio cómplice de la población civil durante la dictadura (tal vez por el terror y el miedo), hoy  nuestra sociedad parece funcionar por un lado pidiendo más ‘mano dura’ (se conocen datos que el 2% de los jóvenes están acusados de asesinatos y un 70% por delitos contra la propiedad) y por el otro la indiferencia. Mucho más cuando organizaciones civiles como ‘Pelota de trapo’ son atentadas por defender los Derechos de los niños.

Fue Martin Luther King quien escribió: “Cuando reflexionamos sobre nuestro siglo no nos parece lo más grave la fechoría de los malvados, sino el escandaloso silencio de las buenas personas”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres